Encabezado noticias

Noticias

null Cantabria y Andalucía impulsarán el proyecto ‘Rompiendo las cadenas’ para promover el conocimiento mutuo a través de colaboraciones culturales

El vicepresidente, Pablo Zuloaga, y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, han puesto en valor esta iniciativa que tendrá como escenarios el Palacio de Festivales y el Teatro de la Maestranza

Santander – 21.11.2021

Cantabria y Andalucía promoverán el proyecto cultural ‘Rompiendo las cadenas’ para establecer vías de colaboración que permitan impulsar el conocimiento mutuo de ambas regiones e intercambiar y dar a conocer la diversa producción y actividades culturales desarrolladas en cada territorio.

Así lo han dado a conocer el vicepresidente y consejero de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte, Pablo Zuloaga, y el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, tras la reunión mantenida en el Ayuntamiento de la ciudad andaluza.

Zuloaga ha explicado que el punto de arranque de esta colaboración vendrá marcado por la celebración a lo largo de 2022 de una semana de Cantabria en Sevilla, y viceversa, programando una intensa propuesta cultural, expandida además en los campos de las sinergias sectoriales, la mediación con el público o la reflexión.

Estas actividades, que tendrán como escenarios al Palacio de Festivales de Cantabria y el Teatro de la Maestranza de Sevilla, incluirán actuaciones que permitan mostrar las propuestas culturales más significativas de cada territorio, tanto en el ámbito de las artes escénicas como en el musical, editorial, artes visuales, plásticas o audiovisuales.

A través de este proyecto también se pretende trabajar otras acciones dirigidas a la creación de públicos o la mediación, promoviendo además la colaboración entre artistas y el intercambio y conocimiento de prácticas culturales.

Tanto Zuloaga como Espadas han puesto en valor el simbolismo del título del proyecto, explicando que ‘Rompiendo las cadenas’ hace referencia a la unión de dos territorios con lazos históricos como Cantabria y Andalucía, y que aparece reflejada en el escudo cántabro, en el que figura la Torre del Oro, y la llegada de los marinos cántabros a Servilla en 1248.