Encabezado noticias

Noticias

El broche altomedieval de Santa María de Hito, `pieza del mes' del Museo de Prehistoria y Arqueología

 

Fue hallado en 1977 en los trabajos de excavación de una necrópolis en Valderredible

El próximo martes, día 2 de septiembre, a las 20:00 horas, tendrá lugar la tercera sesión del ciclo `La pieza del mes', que el Museo de Prehistoria y Arqueología de Cantabria (MUPAC) organiza cada primer martes de mes, junto con la Sección de Arqueología del Colegio de Doctores y Licenciados en Filosofía y Letras y Ciencia. En esta ocasión, la conferencia girará en torno a una de las piezas de mayor calidad artística y valor patrimonial de la colección del MUPAC: el broche altomedieval de Santa María de Hito, en Valderredible.

Se trata de un broche de cinturón hecho en hueso y formado por dos piezas separadas: hebilla y placa. Fue hallado en 1977 durante los trabajos de excavación de una necrópolis altomedieval, en el marco de los trabajos de urgencia que se realizaron vinculados a  la construcción de la carretera que une los pueblos de Santa María de Hito y Villaverde de Hito.

La decoración del broche es de una gran belleza. La placa está dividida en tres frisos horizontales; el central muestra a una pareja de perdices y otra de pavos reales confrontados entre sí y separados dos a dos por un tallo de ataurique, en tanto que los otros dos frisos llevan como decoración una secuencia de hojitas, formando arquerías. La hebilla está también profusamente decorada con dos entrelazados horizontales y dos espigados verticales. Se lo ubica cronológicamente en el siglo X, aunque este es un tema sobre el cual hay un debate abierto, que se tratará en la charla.

Los arqueólogos José Ángel Hierro Gárate y Enrique Gutiérrez Cuenca serán quienes nos expliquen los detalles de esta pieza emblemática, y sus detalles técnicos y decorativos en su contexto histórico. Estos arqueólogos presentaron un primer avance del estudio de la necrópolis de Santa María de Hito en el II Encuentro de Historia de Cantabria, celebrado en 2002, y, a partir de 2011, gracias a la documentación facilitada por la directora de la excavación entre 1979 y 1986, Rosa Gimeno García-Lomas, han podido progresar de forma significativa en el conocimiento de este yacimiento clave para reconstruir el tránsito entre la Antigüedad y la Edad Media en Cantabria.