Encabezado noticias

Noticias

Ignacio Diego asegura que las obras en la Iglesia del Seminario de Comillas, que acabarán en mayo, garantizan su estabilidad

Ignacio Diego asegura que las obras en la Iglesia del Seminario de Comillas, que acabarán en mayo, garantizan su estabilidad

El presidente Diego, junto con el consejero Miguel Ángel Serna, otras autoridades y técnicos de la obra, en el interior de la iglesia (Foto: Miguel López)

Tienen un presupuesto de más de 3 millones de euros, de los que la Fundación Botín aporta 1,3 millones, el Estado 250.000 euros y el Gobierno cántabro el resto

Santander - 03.02.2015

El presidente regional, Ignacio Diego, ha asegurado hoy que la rehabilitación de la Iglesia del Seminario Mayor de Comillas, que concluirá en el próximo mes de mayo, "garantiza estructuralmente" el futuro de esta "joya de la arquitectura del modernismo catalán" que es "orgullo de Comillas y de Cantabria".

Diego ha visitado esta mañana las obras de rehabilitación que se están efectuando en el templo ante el "riesgo de colapso" que existía, obras que cuentan con un presupuesto de más de 3 millones de euros, de los que 1,3 millones los aporta la Fundación Botín, 250.000 euros la Secretaría de Estado de Cultura y el resto el Gobierno cántabro.

El proyecto incluye también el mantenimiento de otros elementos arquitectónicos y artísticos como las vidrieras, que "seguirán haciendo lucir con esplendor esta Iglesia".

En su intervención al término de la visita, el presidente ha agradecido la colaboración de la Fundación Botín y, muy especialmente, la voluntad que tuvo Emilio Botín de acometer este proyecto que aporta "tranquilidad" en relación a la conservación futura de un patrimonio catalogado como Bien de Interés Cultural.

Después de explicar la evolución de los acontecimientos en torno al templo, Ignacio Diego ha valorado que su Gobierno tuvo desde el primer momento la "preocupación" ante un posible derrumbe de la Iglesia y también la decisión de actuar de inmediato para evitar que esto sucediera.

Por otro lado, ha explicado que, de cara al futuro, aún queda pendiente una última fase en la Iglesia, que permitirá la recuperación de otros "elementos de elevado valor arquitectónico" y que conllevará un coste de unos 4 millones de euros que, según ha dicho, "en estos momentos el Gobierno no está en disposición de poder efectuar" en solitario.

En este sentido, Diego se ha comprometido a buscar nuevos recursos que se sumen a los que aportaría el Ejecutivo para completar esta última fase "que la Iglesia merece" y para hacer frente también a la "notable inversión" que es necesario realizar en el ala este, donde tan sólo se ha llevado a cabo "lo imprescindible" para su mantenimiento estructural, puesto que el anterior Gobierno regional decidió gastar 42 millones de euros en remodelar exclusivamente el ala oeste.

El presidente Diego ha estado acompañado en la visita por el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Miguel Ángel Serna; el delegado del Gobierno, Samuel Ruiz, y otros patronos de la Fundación Comillas, el director en funciones de la institución, Manuel Preciado, y representantes tanto de la Sociedad de Activos Inmobiliarios Campus Comillas (SAICC) como de la empresa constructora (Sacyr Construcción). La explicación de los trabajos ha corrido a cargo del director de la obra, Pedro Díaz.

Se trata de la mayor obra de conservación del patrimonio de la región llevada a cabo en esta legislatura, que vuelve a demostrar el compromiso del Gobierno de Cantabria con la defensa del patrimonio, con Comillas, y, especialmente, con el afianzamiento, mejora y puesta en valor de este bien de gran interés histórico, artístico y cultural.

La rehabilitación de la Iglesia

Los trabajos adjudicados a Sacyr Construcción se están llevando a cabo en tres fases. La primera fue la redacción del proyecto de ejecución, con un importe de 221.312 euros. Posteriormente, la denominada Fase I de la obra, que, con un presupuesto de 1.420.841 euros, ha consistido en la ejecución de trabajos encaminados a resolver las cuestiones estructurales más urgentes, concretamente al refuerzo de la estructura, reconstrucción y rehabilitación y restauración del interior.

Y por último, la Fase II, con una inversión de 1.453.864, euros, completará las cuestiones estructurales, asegurando la impermeabilidad mural del conjunto y la rehabilitación de elementos no esenciales.

Con las actuaciones previstas se garantizará la estabilidad de la estructura, solucionando las fisuras y agrietamientos en continuo movimiento de los elementos resistentes, muros y bóvedas que, en la actualidad, se encuentran operadas y los contrafuertes atirantados.

Además, se acabará con la filtración de agua de escorrentía a través de cubiertas y muros, que debilitan el soporte estructural y que han ido agravándose con el paso de los últimos años y están dañando el valioso patrimonio mueble y artístico que contiene el interior de la Iglesia, como retablos, sillerías, lienzos o confesionarios, que se retirarán para su posterior restauración.

Antecedentes

El anterior Ejecutivo regional hizo caso omiso de las recomendaciones técnicas del estudio encargado por ellos mismos a la Universidad de Cantabria, que, de forma exhaustiva, analizaba con todo detalle la situación técnica y los problemas del edificio.

Concretamente, en septiembre de 2006, el Grupo de Tecnología de la Edificación de la Universidad de Cantabria (UC) realizó un exhaustivo informe sobre el estado general del Seminario Mayor denominado `Estudios sobre la patología, la  idoneidad estructural y materiales de la nueva Sede de la Fundación Campus Comillas: propuestas de rehabilitación'.

Este trabajo, entregado a la SAICC en enero de 2007, concluía que, precisamente, la zona afectada por el desplome ocurrido en la madrugada del 29 de abril era la que presentaba "peor estado de todo el edificio" desde el punto de vista estructural y apuntaba la situación delicada de otros elementos, especialmente en el ala oeste.

Sin embargo, cuando el anterior Gobierno de Cantabria encarga la redacción del proyecto de rehabilitación e inicia las obras del Seminario Mayor no tiene en cuenta estas recomendaciones técnicas, sino que, por el contrario, éstas comienzan por el claustro Este, el vestíbulo, el paraninfo y la urbanización del entorno, la parte "más fácil y visible".

El Seminario Mayor

La primera piedra del Seminario Mayor de Comillas se colocó el 20 de marzo de 1883, sobre la colina de la Cardona, y fue construido con los planos realizados por el arquitecto Juan Jerónimo Martorell, que realizó la obra junto con Cristóbal Cascante. En 1889, el arquitecto modernista Lluís Domenech i Montaner realiza las reformas interiores y los principales detalles ornamentales.

La vida escolar se inicia en enero de 1892 y finaliza cuando la Universidad Pontificia de Comillas traslada gradualmente sus aulas a Madrid entre 1960 y 1968.

El 9 de septiembre de 1993, la entonces Caja de Ahorros de Santander y Cantabria compra a la Compañía de Jesús todos los edificios y terrenos. El 30 de diciembre de 2005, el Gobierno de Cantabria y Caja Cantabria constituyeron la Fundación Comillas, que inicia su actividad en enero de 2006. En ese mismo momento, el Ejecutivo compró a la entidad de ahorro por 9 millones de euros las siete fincas (498.111 metros cuadrados) y los edificios.