null Inaugurada la exposición "Cultura y simulacro" en el Archivo Histórico Provincial

Cultura y simulacro.

Reflexiones en torno a la identidad en la Colección Norte

21 septiembre-31octubre 2018

 

Sala de exposiciones Concepción Arenal

Archivo Histórico Provincial de Cantabria

Comisaria: Carmen Quijano

 

 

 

El simulacro no es lo que oculta la verdad. Es la verdad la que oculta que no hay verdad. El simulacro es verdadero.

Jean Baudrillard

 

La simulación no corresponde a un territorio, a una referencia, a una sustancia, sino que es la generación por los modelos de algo sin origen ni realidad, lo hiperreal.

Jean Baudrillard

 

 

 

Las ideas planteadas por el sociólogo y filósofo francés Jean Baudrillard tuvieron una influencia notable en el arte posmodernista de finales del siglo XX. Las teorías que proclamaban el fin del arte, la cultura y la sociedad promulgadas por la modernidad llevaron a los artistas a trabajar de una manera reflexiva y contundente sobre los conceptos desarrollados por él, como son el simulacro, la verdad, la seducción y la hiperrealidad. La sociedad de consumo y la prevalencia de los mass media como generadores de nuevas realidades sustentadas por la adquisición de objetos vinculados no ya a su materialidad o funcionalidad, sino a lo que significaban colectivamente más allá de su objetualidad, hicieron posible una nueva realidad que superaba a la realidad en sí misma y que diluía las fronteras entre lo falso y lo verdadero.

 

Todas estas cuestiones se relacionan directamente con el concepto acuñado por Marshall McLuhan en los años 60: «El medio es el mensaje», en un contexto en el que la televisión había tomado un protagonismo generalizado y el desarrollo de las nuevas tecnologías todavía era incipiente. McLuhan supo adelantarse en el tiempo intuyendo que los aparatos electrónicos llegarían a ser extensiones del ser humano. El medio como extensión era el propio mensaje y este modificaría en un futuro los comportamientos y las formas de comunicación. De este modo, planteaba que la realidad que percibimos se relaciona directamente con la manera en la que se nos muestra y llega por medio de los medios de comunicación de masas.

 

Con el paso de los años, las disertaciones que plantearon ambos autores han ido tomando una entidad que se ha hecho real. Y es que en la actualidad estamos inmersos en una cultura visual repleta de imágenes y dominada por la televisión, Internet y las redes sociales, en donde no sabemos discernir a ciencia cierta dónde están los límites de lo real y lo imaginario, lo verdadero y lo falso, la copia y el original. En este contexto el simulacro prevalece en nuestra sociedad no como una copia del original, sino como un modelo que está por encima de lo real. El simulacro llega a suplantar a la realidad dando lugar a la hiperrealidad, cuestionando todas aquellas verdades absolutas que parecían inamovibles y suscitando numerosas reflexiones sobre la sociedad actual y los efectos que todos estos hechos han posibilitado.

 

Las piezas seleccionadas para Cultura y simulacro. Reflexiones en torno a la identidad en la Colección Norte aportan una visión crítica incitándonos a cuestionar los conceptos de realidad y simulacro en la sociedad contemporánea desde distintos posicionamientos, que incluyen la apropiación y derivación de obras icónicas de la Historia del Arte como forma de cuestionar el pasado; la generación de ficciones personales; la revisión del territorio y el lugar como espacios en los que permanecen el tiempo, la huella y la memoia; la representación de entornos urbanos actuales y futuribles; la instrumentalización del poder en la sociedad del espectáculo y la influencia de la innovaciones tecnológicas en la vida. La exposición revela las distintas identidades y preocupaciones que confluyen en el arte y la sociedad contemporáneos, aportando reflexiones críticas sobre la civilización del simulacro y poniendo en duda la veracidad de las imágenes que consumimos sin apenas reflexionar sobre el significado profundo que esconden.

 

Las obras de Javier Arce, Pedro Barateiro, Bleda y Rosa, Félix Curto, David Escanilla, Raúl Gómez Valverde, Pierre Gonnord, Carlos Irijalba, Hendrik Kerstens, Chelo Matesanz, Rosell Meseguer, Pedro Mora, Yasumasa Morimura, Vik Muniz, Michael Najjar, Liliana Porter e Ixone Sádaba configuran un amplio espectro de las preocupaciones del mundo globalizado del que, de una u otra manera, todos somos partícipes. La muestra invita a que el espectador tome una posición activa y consciente de su papel en la sociedad contemporánea y profundice más allá de las apariencias para percibir aquello que las imágenes esconden.