Encabezado noticias

Noticias

La Biblioteca Central acoge desde mañana la exposición `Didáctica para la navegación'

 
 
Esta propuesta se enmarca en el programa cultural organizado en torno al Mundial de Vela que se celebrará el próximo mes de septiembre
Santander- 13.08.2014
La Biblioteca Central de Cantabria acoge desde mañana la exposición, organizada por el Gobierno regional, `Didáctica para la navegación" del artista portugués Miguel Palma. Será inaugurada a las 19:00 horas por el director general de Cultura, Joaquín Solanas.
La muestra, que permanecerá abierta al público hasta el próximo 27 de septiembre, se enmarca en el programa cultural organizado en torno al Mundial de Vela que se celebrará el próximo mes, y ha sido coordinada por José Luis de la Fuente y comisariada por  Bruno Letao, con la colaboración de  Luis Cancio y del Museo Marítimo del Cantábrico (MMC).
`Didáctica para navegación' está  concebida específicamente para el espacio de la Biblioteca Central de Cantabria. A partir de la proximidad del mar y todo el cambio que este hecho opera en un grupo social "pueblo", el artista trata de abrir nuevas preguntas y diversas formas de pensar nuestra existencia en torno a este accidente que comporta diversas formas de desarrollo. Palma combina elementos que son usuales en sus investigaciones artísticas, como es la tecnología en cuanto a forma de pensar el desarrollo humano y como fuente de prosperidad.
La exposición plantea preguntas acerca de las dificultades y beneficios de vivir al borde de esta frontera, y cómo el hombre sigue soñando al mirar el mar con el impulso de adentrarse en él, física o mentalmente, igual que el niño sigue jugando con "cohetes que van a Marte".  Las diversas obras que forman parte de la misma están atadas a la idea de navegación, mar y desarrollo humano. No todo es positivo; hay referencias a la guerra, pero también la búsqueda de lo lúdico.
Para esta exposición han sido seleccionadas obras como Rescue Games, que es una memoria del Desembarco de Normandía.Vácuo, una pieza en la cual un barco inflable intenta soltarse de un tronco de madera muy pesada, que podría ser un mástil. Es una pieza donde la frustración queda patente y se puede contemplar el enfrentamiento de la técnica con la naturaleza, aunque también es cierto que genera un efecto de respiración, como si la escultura se tratase de un ser vivo.
Otra de las piezas,Osmosis, consta de dos acuarios, uno de agua salada y otro de agua dulce. En los dos hay peces y el agua que alimenta los dos acuarios es la misma, filtrada y tratada por máquinas que permiten hacer posible lo imposible, la transformación de agua dulce en salada y viceversa. Una y otra vez, en un ciclo infinito que permite entender que la vida es a veces totalmente soportada por sistemas técnicos desarrollados por el hombre.
Uno de los artistas más activos de la escena europea
Miguel Palma (1964), artista afincado en Lisboa,  expone regularmente desde los finales de los años 80 y está considerado uno de los artistas lusos más innovadores. Con una fuerte atracción por la escultura, su contexto artístico tomó el curso de las instalaciones multimedia, utilizando métodos no-tradicionales y trabajando regularmente con un equipo de mecánicos, carpinteros ingenieros y biólogos, orientados hacia un área híbrida y conectados con la producción industrial del siglo XX.
Su trabajo nos abre interrogantes acerca de la forma en que la tecnología influye en la vida del hombre moderno, su relación con el ambiente, la idea del confort humano o la de poder.